Descubre los principales vicios de dicción que solemos cometer

La semana pasada comenzamos a hablar de la dicción, es decir, la forma en la que utilizamos las palabras a la hora de construir oraciones dentro de un determinado lenguaje (en este caso el inglés), ya sea de manera oral o de forma escrita.

Destacábamos la importancia de esta característica intrínseca de los idiomas y empezamos a hablar de los llamados vicios o defectos de dicción en los que usamos las palabras del lenguaje de una manera inadecuada.

No obstante, quedamos a la espera de nombrar y analizar un poco más en profundidad estos vicios de dicción para entenderlos un poco mejor y tratar de corregirlos, así que eso mismo es lo que vamos a tratar de hacer en este artículo.

Empezamos por el llamado “barbarismo”, un defecto de dicción en el que tendemos a pronunciar mal o a escribir incorrectamente una palabra o, en general, a usar vocablos propios de un idioma de forma inadecuada. Ejemplos en castellano serían decir “aereopuerto” en vez de “aeropuerto”, que sería lo correcto, o “haiga” en vez de “haya”. En inglés también tenemos unos cuantos ejemplos: decir “a dousand” en vez de “a thousand” (un millar/mil) o “isterday” en vez de “yesterday” (ayer).

Podemos hablar también del llamado “seseo”, es decir, un abuso de la letra s en el que tendemos a usar esta letra e lugar de la ‘c’ y la ‘z’ o también de añadir esta letra en palabras (principalmente verbos) que realmente no llevan la ‘s’ en el lugar en el que la ponemos. Ejemplos en castellano: “veste” en vez de ‘vete” o “noblesa” en vez de “nobleza”. Este defecto, conocido en inglés como “lisp” o “castilian lisp” es menos común entre los angloparlantes por lo que es más complicado encontrar ejemplos en este idioma.

También tenemos el “dequeísmo”, tendencia de algunos hispanohablantes por las que hacen un uso masivo e innecesario de la preposición “de” seguida de la palabra “que”. Por ejemplo decir “creo de que” en vez de “creo que” o “sorprender de que” en lugar de “sorprender de”. De nuevo, al tratarse de un vicio de dicción muy propio de nuestro lenguaje es difícil encontrar algún ejemplo semejante en inglés.

El “queísmo” sería muy parecido al “dequeísmo” pero en vez de utilizar la expresión “de que” incorrectamente lo que hacemos es introducir la palabra “que” ante cualquier palabra aunque no sea correcto o necesario. Este defecto de dicción es común en algunos países sudamericanos como por ejemplo Argentina. Un ejemplo de “queísmo” es decir “estar seguro que” en vez de “estar seguro de”.

Por último, se habla de “vulgarismos” cuando alteramos el sentido semántico de una o varias palabras y también cuando usamos una expresión morfológica, fonética o sintáctica en lugar de una palabra correcta y que no se considera parte de lo que vendría a llamarse “lengua culta”. Ejemplos en castellano: “alante” en vez de “adelante” o “contra más” en lugar de “cuanto más”. En inglés se denomina “vulgarismos” o palabras vulgares (vulgar words/vulgarisms) a aquellas palabras que pueden resultar ofensivas u obscenas, por ejemplo, “damn” o “bloody”.

Existen otros muchos tipos de vicios de dicción y, de hecho, los trataremos en próximos artículos pero por hoy es suficiente. No olvidéis visitar nuestra página web para estar al día de todas las novedades de CEIN y descubrir artículos tan interesantes como este.

Del mismo modo, podéis seguirnos a través de nuestras redes sociales: Facebook, Google+ y Twitter. Si queréis información concreta sobre cualquiera de nuestros cursos o servicios, lo mejor es que os pongáis en contacto directamente con nosotros a través del teléfono 925 109 341, para temas relacionados con los exámenes oficiales de inglés, o del 925 378 312, para todo lo que tenga que ver con cursos y viajes. También podéis optar por enviarnos un email a la dirección [email protected]. ¡Estaremos encantados de atender todas vuestras consultas!

Contacta con nuestro equipo

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (opcional)

Asunto

Mensaje